Yoani replantea el debate

12 de abril de 2013

La visita de Yoani al corazón del exilio nos ha impactado de forma imborrable. No obstante sus posiciones sobre el embargo, viajes a Cuba y la reconciliación, logró unirnos como nadie antes lo había logrado. Los rechazos fueron imperceptibles, aun en los rincones más radicales del exilio.

Su visita contrastó dramáticamente con la que hace aproximadamente diez años hiciera a Miami Oswaldo Payá. Al igual que Yoani, Payá se había expresado en contra del embargo, y su prédica era de reconciliación y esperanza. Payá hablaba de que éramos un solo pueblo y procuraba el diálogo como la única forma de puentear el abismo. Aunque su mensaje fue bienvenido por la mayoría, muchos lo rechazaron de una forma feroz y perniciosa.

En un caso clásico de no ver el bosque, sino los árboles, los ataques continuaron por meses, contribuyendo a la división de la oposición interna y a la pérdida de la oportunidad de haber tenido en Cuba una figura unificadora e internacionalmente reconocida al estilo de Walesa o Havel. Sin duda fue una de las grandes oportunidades que hemos perdido.

En cambio, Yoani encontró un Miami cambiado. Sin menospreciar su carisma, Miami y el exilio han cambiado profundamente durante estos años, ofreciéndole un ambiente más tolerante y receptivo, de lo que hubiera sido posible en aquel momento. Solita, ha logrado replantear el debate sobre Cuba.

El replanteamiento radica alrededor de cuatro temas fundamentales:

• Nos llamó a la unidad, pero no a congregarnos alrededor de anhelos. Al exilio nunca le ha faltado la unidad en pos de procurar para Cuba la democracia, las libertades y la prosperidad, pero nos hemos desangrado con constantes y desgastadores conflictos internos sobre las tácticas y las estrategias. Sin embargo, lo que más cuenta no es la nobleza de los objetivos, sino las tácticas y estrategias para lograrlos.

• O es el embargo, y sus políticas concomitantes de aislamiento y empobrecimiento, la estrategia acertada para cambiar a Cuba, cosa que no ha logrado en casi 55 años, o es un error garrafal y una torpeza estratégica que solo ha servido para retrasar el cambio, permitirle al gobierno cubano sobreponerse a sus peores crisis y fracasos, y dañar el desarrollo de una sociedad civil en Cuba. No cabe un intermedio lógico. Es por eso que Yoani nos ha llamado a un urgente debate, serio y profundo, sobre el tema.

• Nos enfatizó la importancia de enfocarnos en el pueblo cubano. Conociendo íntimamente al cubano de a pie y sus penurias, ella entiende que solo el pueblo será el verdadero agente de cambio. Por muchos años el exilio ha optado por estrategias y políticas encaminadas a dañar al gobierno cubano, a pesar de los daños colaterales al pueblo. Ella nos ha llamado a poner nuestras esperanzas en los cubanos con estrategias y políticas que ayuden a ese pueblo, aunque esto le traiga beneficios colaterales al gobierno. En resumen, es el pueblo cubano, no su gobierno, el que importa.

• Presentó un argumento irrefutable a favor de la apertura. Convincentemente nos recordó que ayudar al fortalecimiento de la sociedad civil cubana es críticamente importante y que el aislamiento es contraproducente. Su propia historia como micro-empresaria de servicios turísticos, es un testimonio de los beneficios de la apertura y los intercambios.

Habiéndose convertido en un símbolo mundial del poder liberador de la Internet y de las redes sociales, nos ha rogado que ayudemos a facilitar el desarrollo de estas tecnologías en Cuba, y la aplaudimos. Pero curiosamente, el embargo contiene sanciones más severas sobre la inversión y ventas de tecnología y telefonía que las que se le aplican a Irán o a Corea del Norte. Como nos demuestra claramente el crecimiento astronómico de la telefonía celular en Cuba, nos hacemos tontos al hecho que estas tecnologías nunca prosperarán en Cuba mientras no haya un propósito comercial que lo facilite.

• Por último, señaló que Cuba está cambiando, no solo por las reformas, sino porque los cubanos están cambiando. Los cambios son procesos que no se pueden micro manejar. El cambio al por mayor no es más que la acumulación de cambios al detalle. Toda oportunidad de cambio ha de ser bienvenida. Sus anécdotas nos convidan a nunca perder una oportunidad de aprovechar un cambio, de construir un puente o abrir una puerta, y nos ha demostrado la inutilidad de esperar por el momento en que todas las puertas estén abiertas. Ella sabe muy bien la necesidad de aprovechar las rajaduras.

En conclusión, Yoani llamó a todos los cubanos a cuestionar lo viejo y aceptar lo nuevo, aprovechar las oportunidades aunque imperfectas, y a preguntarnos no solo por qué, sino por qué no. Ella ha dejado un gran legado. Nos queda a nosotros sacarle provecho y no perder esta oportunidad.

Carlos Saladrigas es Presidente del Cuba Study Group.

http://www.elnuevoherald.com/2013/04/12/1451657/carlos-saladrigas-yoani-replantea.html


Comentarios 0-0 of 0

No hay comentarios en este momento.

Nuestras Opiniones

Fecha Título
12/04/13 Comunicado de Prensa Actual