Una poco usual conferencia en Miami de partidarios de normalizar las relaciones de Estados Unidos con Cuba escuchó el sábado llamados a la administración de Obama para que permita más viajes a la isla y la saque de su lista de países que apoyan el terrorismo.