Cuando se dio a conocer la noticia del intercambio de prisioneros hecho por el presidente Barack Obama, del que formaron parte cinco talibanes detenidos en la Bahía de Guantánamo, muchos se preguntaron sobre el destino de otra persona encerrada en Cuba: Alan Gross, el contratista del gobierno estadounidense de quien muchos consideran que ha sido encarcelado bajo cargos falsos de espionaje.

La administración de Obama afirma que no está negociando por Gross...