En julio de 2011 Cuba y Reino Unido firmaron una declaración para ampliar la cooperación bilateral en sectores como política, ciencia, cultura, economía y comercio, lo que consideraron "un paso de avance" en sus relaciones, influidas por la política de "posición común" de la Unión Europea (UE).