La Cuba de Raúl Castro cosechó un importante espaldarazo con la cumbre latinoamericana de la Celac en una semana con buenas noticias de la UE y su consenso para revisar la relación con una isla comunista embarcada en su reciclaje económico y a la búsqueda de inversión extranjera.