La reciente presentación del trovador cubano Tony Avila, acusado por el grupo opositor cubano Damas de Blanco de participar en actos de repudio en la isla, ha avivado el debate sobre el llamado “intercambio cultural” entre Cuba y los Estados Unidos.

Durante el pasado año fiscal se otorgaron 2,327 visas B1 a cubanos para viajes profesionales y de negocios, 40 por ciento más que en el 2012. La administración del presidente Barack Obama ha favorecido una política de mayor intercambio con la isla y ha otorgado más licencias de viajes a ciudadanos norteamericanos para contactos “pueblo a pueblo”.

Estas medidas –junto a la reforma migratoria que aprobó el gobierno cubano en el 2012 que flexibiliza los viajes de los ciudadanos cubanos al exterior– han convertido a Miami en un mercado más para los artistas cubanos...