Un importante asesor de una de las figuras políticas veteranas de Cuba, Ricardo Alarcón, y la esposa del mismo fueron convictos de espionaje y sentenciados a 30 y 15 años de prisión, respectivamente, según personas cercanas al caso.