El primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel, reconoció que en la prensa de la Isla, toda bajo control estatal, hubo un "vacío informativo" sobre el caso del barco norcoreano detenido en Panamá con un cargamento ilegal de armas cubanas, pero negó que los medios del régimen mientan.