Cuando la red ilegal de Wi-Fi en el barrio habanero de Mantilla estaba en funcionamiento, 120 miembros podían disputar juegos de computadora e intercambiar noticias, películas y programas de televisión entre ellos fuera de la vigilante mirada del gobierno comunista.

Una redada de agentes de la Seguridad del Estado, policías y empleados del monopolio estatal de las comunidaciones ETECSA confiscó el 25 de mayo varias computadoras y poderosos intensificadores de señales o boosters de la señal de Wi-Fi, y cerró la red...