El primer año de apertura migratoria cubana culmina sin que se desarrolle la estampida dramática que algunos vaticinaban. "Los cubanos no están huyendo, están viajando normalmente", explicó el Coronel Lamberto Fraga, segundo jefe de Emigración, sintetizando el resultado de la reforma que permite libre la salida del país de los ciudadanos. Desde que se aprobó en enero viajaron unas 250 mil personas, un 35% más que el año anterior, esto a pesar de que EEUU casi el duplicó el número de visas entregadas en Cuba.

Los países más visitados son EEUU, México y España. La mayoría de los que viajaron ya habían regresado a Cuba en octubre y algunos han salido y entrado varias veces. No se perciben las fugas masivas de cerebros que temían sectores del gobierno y ansiaban sus enemigos. Los médicos, por ejemplo, siguen participando por miles como cooperantes en las misiones cubanas en otros países a pesar de que en la actualidad podrían emigrar legalmente con toda su familia.

Además de las mayores facilidades burocráticas, en el aumento de viajeros puede haber influido la entrega de decenas de miles de ciudadanías españolas por la Ley de la Memoria Histórica. A muchos cubanos esto no solo les abrió las puertas de España sino de otros países de la región, incluso los EEUU, donde ahora ya no necesitan visa. También estuvo la mano de EEUU que, para "facilitar" la emigración, entregó 80% más visas que el año anterior, pero se quedó solo en el intento. Paradójicamente, tras el fin de las restricciones de viajes, la mayoría de los gobiernos que reclamaron la apertura lesniegan hoy los visados a los cubanos para que puedan ejercer ese derecho...