Dos décadas después, la huella de "Fresa y chocolate" sigue presente en los escenarios de la ciudad donde se rodó como la heladería Coppelia o "La Guarida", el apartamento de Diego que posteriormente se convirtió en un próspero "paladar"