Una vez más, las personas que apoyan aliviar las sanciones estadounidenses a Cuba y los que están en contra batallan para tener a la Casa Blanca de su lado, con los partidarios diciendo que es el momento de ayudar al sector privado de la isla y los oponentes subrayando los abusos del gobierno de Raúl Castro.