Cuba se encamina a unificar sus monedas, una de las reformas consideradas más desafiantes en la cruzada del Gobierno por inyectarle vitaminas a la estancada economía, pero la falta de detalles tiene inquietos a los cubanos.