Cuba ha sabido sortear los temblores de sus crisis financieras, y aunque la asistencia de Venezuela fue vital para la supervivencia de la revolución castrista en la última década, a estas alturas la isla podría soportar un "shock" de las ayudas e inversiones venezolanas, sin descartar que una crisis política sea más peligrosa.