El presidente de Rusia, Vladimir Putin, negó que su gobierno tenga planes de reinstalar un radar de vigilancia electrónica en Cuba para monitorear la actividad de Estados Unidos, como en la época soviética.

En una rueda de prensa al final de la cumbre de países BRICS, en Brasil, Putin negó los informes al respecto.

"Esto no es cierto, nosotros no discutimos este tema", aseguró el mandatario.

Rusia podría "satisfacer sus necesidades de defensa sin este componente", añadió Putin.

Con anterioridad, el diario ruso Kommersant y otros medios habían informado de un acuerdo entre Moscú y La Habana para reabrir las instalaciones de la base Lourdes que había servido para espiar a EE.UU. durante la Guerra Fría.