El “Capri”, uno de los emblemáticos hoteles de La Habana de los años cincuenta, reabrió sus puertas tras una remodelación con un toque de “onda retro” que recuerda aquella época, cuando se convirtió en símbolo de la presencia de la mafia estadounidense en Cuba.