JIQUITAIA, Brasil (Reuters) - Hostilizados y llamados esclavos de un estado comunista cuando aterrizaron en Brasil, los 5.400 médicos cubanos contratados por la presidenta Dilma Rousseff son considerados ahora una bendición en los rincones más pobres del país.