TAMPA, Florida, EE.UU. AP. Biólogos marinos que estudian el Golfo de México tienen una broma: al FBI, la DEA y la CIA no les preocupa el trabajo de científicos que vigilan cierto tráfico secreto entre Estados Unidos y Cuba.