Comprarse un auto sin autorización del gobierno en Cuba desde este viernes es posible. Pero este sueño está al alcance de pocos bolsillos.