Luego de que Raúl Castro asumiera las riendas de Cuba en 2006, en sustitución de su hermano enfermo Fidel Castro, declaró "estratégica" la producción de alimentos, pero el sector agrícola ha tenido escaso crecimiento desde entonces, a pesar de diversas medidas adoptadas, como la entrega de tierras estatales ociosas en usufructo.