El creciente número de cubanos que viajan en ambas direcciones entre Estados Unidos y Cuba, incluyendo artistas y deportistas, va fomentando un clima de reconciliación, que recibió un impulso adicional esta semana con el simbólico apretón de manos entre Raúl Castro y Barack Obama.