La Habana.- La nueva Ley de Inversión Extranjera de Cuba, aprobada por el Parlamento el sábado, enfrenta varios frenos que pueden afectar la llegada de capitales a la isla, indispensables para el despegue de la economía, según funcionarios y analistas.