A pesar del resentimiento que se desató en algunos círculos de exiliados cuando días atrás el presidente Barack Obama estrechó la mano del gobernante cubano Raúl Castro, una alta diplomática de las Américas dijo el viernes que ella había estado observando más atentamente su saludo a otro mandatario.