Miles de hectáreas quedaron devastadas en el centro de Cuba tras un incendio que lleva casi una semana y que hasta el jueves los bomberos no han podido controlar.