Cuando el nuevo museo de arte de Miami se inauguró en diciembre, Jorge Pérez habló cómodamente sobre algo que fue alguna vez un tópico tabú entre estadounidenses de origen cubano más influyentes: su deseo de aumentar los intercambios artísticos con los cubanos de la isla.