Parco de palabras y de ceño fruncido, Javier Carrillo Silvestri, director de Migración Panamá, está acostumbrado al orden y a la jerarquía. Es contundente al afirmar que no tiene nada contra los migrantes cubanos, pero que todos los que entren a su país sin los documentos correspondientes serán devueltos a Cuba.

“El cubano que quiera venir es bienvenido, pero les pedimos que sea de una manera ordenada, de una manera regular, para evitar la trata y el tráfico de personas”, dice.