Reguladores en Estados Unidos impusieron una multa de US$100 millones al Royal Bank of Scotland (RBS) por violar las sanciones impuestas por dicho país a Irán, Sudán, Birmania y Cuba.