Estados Unidos y Cuba acordaron flexibilizar sus fronteras y cooperar en operativos conjuntos con sus embarcaciones y aviones militares en caso de una catástrofe petrolera que ponga en peligro el ecosistema de la región.