El gobierno de Raúl Castro no reconoce la existencia de presos políticos en la isla y acusa a los disidentes de ser "mercenarios" financiados desde el extranjero para desestabilizar el país.