La relevación de que un programa financiado por el gobierno estadounidense creó una red social basada en los teléfonos celulares de Cuba posiblemente dificulte el trabajo de blogueros independientes y grupos de exiliados que trabajan para que los cubanos tengan más acceso a esas tecnologías.