Las últimas restricciones a la adquisición de dólares impuesta por el régimen de Nicolás Maduro podrían incrementar aún más los ya vastos beneficios que Cuba recibe de Venezuela, al propiciar que un mayor número de turistas del país petrolero viajen a la isla para tener acceso a la moneda estadounidense.