Cuba cerró 2013 con una tasa de mortalidad infantil de 4,2 por cada 1,000 nacidos vivos, la cifra más baja de su historia, según destacaron el jueves medios oficiales.