La reforma migratoria de Cuba, que este martes cumple un año, duplicó la cifra viajeros a Estados Unidos pero el precio de los billetes y los visados de los países extranjeros son una complicación para los turistas cubanos.