Un empresario canadiense que cumplió dos años y medio de una sentencia a nueve años de prisión en Cuba por corrupción volvió repentinamente a Canadá.