Las autoridades cubanas ampliaron la posibilidad para que productores eficientes tengan parcelas en usufructo, un proceso por el cual ya se entregaron en cinco años más de 1,5 millón de hectáreas de tierras ociosas.