Los más de 200 mil cubanos que llegaron a los Estados Unidos en los últimos ocho años lo hicieron en su mayoría corriendo grandes riesgos. Pero muchos de ellos ahora se ven obligados a pagar sumas considerables para mantenerse en contacto con sus seres queridos en la isla.

Según cálculos elaborados por el Nuevo Herald, mantener un contacto básico con Cuba –incluyendo una llamada de media hora al mes, el envío ocasional de una caja de cinco libras de alimentos o medicinas y un viaje a la isla cada 12 meses– podría suponer en promedio más de $1,000 al año.

Y es que mantener los nexos familiares con Cuba desde Estados Unidos es mucho más complicado que hacer lo mismo con cualquier otro país latinoamericano, incluso cuando la isla se encuentra sólo a 90 millas de distancia...