El gobierno de Estados Unidos condenó este lunes la "táctica intimidatoria" de Cuba para silenciar a sus críticos e irrumpir en concentraciones pacíficas, luego de que las autoridades de la isla detuvieran a decenas de miembros del grupo de las Damas de Blanco el domingo.

En un corto comunicado, Jen Psaki, la portavoz del Departamento de Estado, le pidió al gobierno cubano que ponga fin a estas prácticas y respete los derechos humanos de sus ciudadanos.

Según explica el corrersponsal de BBC Mundo en Washington, Thomas Sparrow, el gobierno también resaltó el "valor" de las Damas de Blanco, que fueron detenidas temporalmente cuando conmemoraban el 20 aniversario del hundimiento del remolcador "13 de marzo", en el que cerca de 40 personas se ahogaron.

El grupo opositor fue formado en 2003 por esposas y parientes de disidentes presos, es el único al que se le permite realizar protestas en la isla y lo hace cada domingo después de la misa católica.

Los disidentes opinan que las Damas de Blanco están cobrando mucho poder y que el gobierno las ve como una amenaza a su legitimidad.