El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, puede emprender cambios en la política hacia Cuba, como flexibilizar los viajes de estadounidenses o excluir la isla de la lista de patrocinadores del terrorismo, estiman expertos de ambos países.