La Cumbre de la CELAC en La Habana puso en evidencia esta semana cómo la política de Estados Unidos hacia Cuba distanció al gigante norteamericano del resto del continente, coinciden analistas.