Conseguir alimentos en Cienfuegos, una ciudad que solo fue afectada por la periferia del huracán Irma se ha convertido en una odisea, según varios residentes.

“Pasó un hombre vendiendo carne de cerdo en un carretón y se la compramos. ¿Qué vamos a hacer si cada vez que queremos comprar algo en el mercado las colas son gigantescas?”, dice Margot mientras intenta quitar el olor a orine a la carne a base de albahaca y un poco de sazón completo que se empeña en sacar de un gastado pomo.