La colonia cubana

28 de abril de 2014

Una de las razones fundamentales para el fracaso de cualquier plan –como el abortado intento de creación de un “Twitter cubano”– destinado a buscar un cambio de régimen en Cuba, o al menos iniciar un tránsito hacia la democracia, no se menciona en Miami: la falta de motivación de la población en la isla para quitarse de arriba a los Castro.

Cierto. El mecanismo represivo es muy fuerte y ha logrado crear un terror que se adelanta a cualquier intento de cambio político. Pero la frustración que ese mecanismo establece casi siempre no se canaliza en rencor sino en espera. La situación imperante en la isla no muestra un futuro pero sí un escape. Y ese escape es Miami, la salida, el viaje al extranjero o incluso una simple remesa familiar...