Cuba firmó un contrato con Rusia para fabricar cuatro generadores para la central termoeléctrica de Mariel, primer paso de un ambicioso programa de diversificación y modernización de la matriz energética, que requiere unos $10,000 millones en financiamiento externo.

Los cuatro generadores asegurarían la energía para la zona industrial que se levantará en torno al nuevo megapuerto de Mariel, 50 kilómetros al oeste de La Habana, como parte de un programa nacional de desarrollo eléctrico hasta el 2030. La producción restante se agregaría a la red nacional.

Este ambicioso programa busca aumentar la generación del país de los 18,746 gigawatts/hora actuales a 30,299 en el año 2030, reducir la alta dependencia del petróleo y abaratar los elevados costos de producción...