Fernando González, de 50 años, cumplía una sentencia a 17 años de prisión por no registrarse como un agente extranjero y poseer documentos de identidad falsificados.