La policía cubana detuvo a docenas de disidentes, apaleó a otros, bloqueó sus teléfonos y selló sus casas el martes para prevenir una serie de protestas y otras asambleas planeadas para conmemorar el Día Internacional de los Derechos Humanos.