La nueva ley de inversiones extranjeras de Cuba, que entrará en vigor en tres meses, debería incluir a los pequeños empresarios locales, excluidos en el texto actual, según estimaron analistas.