No es el sálvese quien pueda, ni mucho menos, pero algunos mecanismos y formas del capitalismo comienzan a filtrarse lentamente en la vida cotidiana de Cuba, al tiempo que más de 460.000 personas pusieron sus propios negocios al calor de reformas económicas iniciadas por el presidente Raúl Castro.