El gobierno de Raúl Castro reforzará el control y la atención sobre los ciudadanos que cumplen sanciones judiciales sin internamiento en centros penitenciarios, así como de aquellos que reciben beneficios de excarcelación como la libertad condicional y la licencia extrapenal.