Trece cubanos que dejaron la isla a bordo de una embarcación de pesca robada fueron interceptados por la Guardia Costera de EEUU y entregados a las autoridades de Bahamas para su probable deportación a Cuba, de acuerdo a funcionarios de la Guardia Costera y otras informaciones.