Mariel: una apuesta insegura

14 de julio de 2014

Solo 57 barcos han pasado por la nueva terminal del Mariel, desde su apertura hace seis meses. Se trata de un logro muy modesto. Es cierto que es una instalación que apuesta al futuro. Pero cabe preguntarse a qué futuro están apostando, no solo el gobierno cubano sino Brasil y los potenciales inversionistas en la zona.

Hoy por hoy Mariel es un puerto rodeado de brumas y sin faro a la vista. La terminal ha movido una carga muy reducida. Solo unos 15,000 contenedores, explicó su director adjunto en la televisión estatal cubana el pasado martes.

El patio de la instalación portuaria fue construido para una capacidad máxima de operaciones de 822,000 contenedores al año, según datos del reporte televisivo. Lo que quiere decir que en estos momentos está prácticamente vacío...